Castillos Cátaros
Index > Castillos Cátaros > Castillo Cátaro de Puivert

Castillo Cátaro de Puivert

Castillo cátaro de Puivert

A 20 minutos de Quilan en la dirección de Foix, esta residencia señorial domina el valle de Puivert-Nébias con su torreón de 35 metros y sus 6 torres. Con su patio de honor, el castillo de Puivert recuerda las justas de caballeros y, con su sala, los cantos poéticos de los trovadores. Localizado en la línea divisora de las aguas del Atlántico y de la Mediterránea, Puivert era un señorío muy importante en la área del Quercorb.

En los siglos 11 y 12, el Quercorb, la área de Chalabre y Puivert, es también sometida a dominación de las casas de Toulouse y Carcassonne-Béziers. En el siglo 12, los Congost, señores de Puivert, son los protectores del catárismo. Centro de la área del Quercorb, el castillo de Puivert fue tomado en 1201 por los cruzados y se convierte en la propiedad de dos señores franceses, Lambert de Thury primero y Pons de Bruyères después. Durante la reconquista occitana de los años 1220, el castillo fue liberado por Loup de Foix. A principio del siglo 14, un nuevo castillo fue construido. Los ornamentos tallados de la sala de los Musicos en el torreón son un testimonio del refinamiento dado al nuevo papel del castillo: una residencia señorial más que un fuerte. En las esculturas de la sala figuran successivamente intérprete de gaita, de tamboril, de zanfoña, de laúd, de arpa, de cítara...



 
En el pueblo de Puivert también está el museo del Quercorb dedicado a la vida cuotidiana en esta región. Es posible descubrir reproducciones de una herrería antigua y de una cocina rural. Al primer piso, un instrumentarium es dedicado a la música medieval con reproducciones de ocho instrumentos. En fin, una última sala presenta este castillo de Puivert en miniatura y copias de las ménsulas talladas de la sala de los Músicos del castillo.

La leyenda de la Dama Blanca

Antaño, el castillo de Puivert dominaba un lago inmenso y maravilloso. Una princesa famosa de Aragón vivía en el castillo de Puivert porque Jean de Bruyère, el señor del castillo en el siglo 13, la había invitado. Ella quedó prendada del castillo, pero sobre todo del lago. Le gustaba venir meditar en la orilla del lago, vestida todo de blanco, lo que le dió su sobrenombre: la Dama Blanca. A ella le gustaba sentarse en un banco de piedra y solía instalarse en una roca tallada como un sillón. Pasaba su tiempo escuchando el chapoteo de las aguas, emocionandose de la tranquilidad del lugar y maravillandose de las puestas de sol. Ella se quedaba sentada, en su trono de piedra. Cuando había una tormenta, las aguas del lago recubrían el sillón de la princesa. Ella, melancólica, volvía al castillo. Para resolver el problema, Jean de Bruyère empezó obras colosales. Desafortunadamente, las obras debilitaron la piedra y ella rompió bajo la presión de las aguas. Eso inundió las ciudades de Chalabre y Mirepoix. La leyenda dice que la Dama Blanca fue arrastrada por las aguas y que cuando llueve en Puivert se puede ver la princesa a una de las ventanas del castillo.    


Más informaciones en: www.chateau-de-puivert.com

Y aún más:

¡Para descubrir el castillo de Puivert desde el aire, es posible hacer un vuelo en planeador por encima del castillo! 
Comité Départemental du Tourisme de l'Aude
Google plus
Rejoignez-nous sur twitter
Rejoignez-nous sur facebook
Flux RSSRSS| Contacto| Mapa Web| Informaciones legales| Créditos|© Copyright 2009 - CC Pyrénées Audoises
CHOOSIT